El experimento del “Aquí y el ahora”

Hace algún tiempo hice este experimento de manera consciente en una relación muy importante para mí, las condiciones eran inciertas sobre el futuro y las lecciones duras respecto a la imposibilidad de planear y de que el futuro se mostrara amable. Casi como un mantra nos repetíamos en la mente: sólo el “aquí y ahora” nos rige en este momento, mañana puedes irte, esfumarte o peor aún escoger ya no estar aquí. El hecho de haber escogido “estar ahí” el uno con el otro era fuente de satisfacción infinita, invitaba entonces a sacar lo mejor de las siguientes horas que íbamos a pasar juntos, fijaba la emoción, te ponía en un sentido de agradecimiento y mataba la trivialización del momento. El experimento fue exitoso, la mayor parte del tiempo.

Todavía no puedo tener más conclusiones, salvo que el proceso del “aquí y ahora” requiere mucha disciplina mental, me recuerda los arduos ejercicios de meditación que un budista realiza para tener unos minutos de iluminación, también es necesario un fuerte encuentro con la muerte (directo o indirecto) para fortalecer la perspectiva, los budistas también meditan mucho respecto a la muerte. Evidentemente el sistema no favorece este enfoque, puede verse como una actitud irresponsable, no armoniza en un modelo de consumo-transacción: hoy yo te dí mucho, mañana tú me tienes que dar (confiados a que hay un mañana), mucho menos en el modelo tradicional monógamo donde un papel asegura que todos los días te despiertas a mi lado y que cuento con que paguemos las cuentas de la hipoteca de muchas décadas.

Nuestro ego nos domina y nos recuerda que somos inmortales, no hay porque asumir que no hay un mañana, después de todo planear el futuro con alguien genera esta fantasía de continuidad, control y posesión (del tiempo y de tu pareja), la aspirina perfecta contra nuestros miedos.

Dejo una reflexión última sin una conclusión definitiva: “Vivir un momento en la relación con alguien enfocados en el aquí y el ahora se siente tan real, tan completo, tan especial que ningún plan de un futuro juntos podría lograr”.  Tal vez el arte de amar debería de tener un componente donde se valore el “aquí y el ahora”.

Anuncios

Autor: isaidv

Reflexiono y escribo, algunas veces sin sentido y en otras sin rumbo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s